La Empresa Municipal de Transportes de Madrid, estrena minibuses eléctricos para dar servicio a las líneas M1 (Sevilla-Embajadores) y M2 (Sevilla-Argüelles). La EMT presentó el pasado 11 de Febrero la nueva flota de vehículos ‘cero emisiones’ destinados a estas  dos rutas que callejean por los barrios de Embajadores, Sol, Cortes y Universidad del distrito Centro y que, en su conjunto, transportaron casi 300.000 viajeros el pasado año 2018.

2
Sabanés, García Castaño y Fernández Heredia en la presentación de los nuevos minibuses

La concejala del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento y presidenta
de EMT Madrid, Inés Sabanés; el concejal del distrito Centro, Jorge García Castaño, y el
gerente de la empresa, Álvaro Fernández Heredia, presentaron estos minibuses eléctricos, ‘cero emisiones’, que vienen a sustituir a la actual flota que presta servicio en estos dos itinerarios, los Tecnobús Gulliver que, en 2008, se convirtieron en los primeros vehículos totalmente eléctricos de la flota de la empresa municipal y que permitieron explotar dos líneas completas con este tipo de vehículos.

3
Dos de estos nuevos CarBus Rampini Wolta en la Plaza de Lavapiés

Los nuevos minibuses llaman la atención, entre otras cosas, por su innovador diseño,
su versatilidad, su accesibilidad y su maniobrabilidad. Se trata de 18 nuevos minibuses cien por cien eléctricos, ‘cero emisiones’, del modelo CarBus Rampini Wolta, de los cuales ya se han incorporado a la flota diez. Los ocho restantes lo harán en las próximas  semanas. El Wolta es un minibús eléctrico que, al igual que su antecesor, no genera emisiones contaminantes ni acústicas ni atmosféricas. Tiene una longitud de 6 metros y una anchura de 2,1 metros. Cuenta con capacidad para 28 personas (10 sentadas) y autonomía para unos 150 kilómetros. Sus baterías se recargan por la noche en un tiempo entre 2 y 6 horas, contado el minibús también con sistema de freno regenerativo. Los asientos, tanto del conductor como de los pasajeros, son de la marca ISRI Citylite, y el sistema de climatización está realizado por la firma italiana Autoclima. Como toda la flota de EMT, este minibús es totalmente accesible y cuenta con rampa de acceso para sillas de ruedas.

Estos 18 minibuses se unen a los 15 autobuses eléctricos de tamaño estándar puestos en funcionamiento a principios de 2018 en las líneas 1, 26, 44, C1 y C2 y a los cinco autobuses eléctricos de inducción que operan en la línea 76. El proceso de electrificación de la flota de EMT continuará con la adquisición de otros 35 autobuses eléctricos estándar en 2019 y 15 más en 2020, de modo que ese año, EMT contará con un total de 88 autobuses eléctricos en su flota. Además, se está cambiando el parque móvil de la empresa, con la incorporación de Toyota Yaris Hybrid y Renault Zoe como vehículos de servicio.

DSC_1246(b)
El Rampini Wolta dispone de un puesto de conducción segregado del habitáculo de viajeros y una puerta eléctrica de una sola hoja. El sistema de climatización es de la empresa italiana Autoclima

Esta renovación de flota representa un paso más en la apuesta del Ayuntamiento y de EMT por una movilidad sostenible, a través de la renovación de las flotas de servicios municipales, y por un aire más limpio, medida incluida en el Plan A de Calidad de Aire y Cambio Climático. Dentro de esta estrategia y, paralelamente, EMT y Ayuntamiento trabajan conjuntamente en la extensión y mejora de la red de puntos de recarga de vehículos eléctricos, red que se reparte entre aparcamientos en superficie y aparcamientos públicos subterráneos, algunos de los cuales son, actualmente, explotados por la empresa municipal.

DSC_1248(b)

En nuestra opinión, este autobús tiene mayor estabilidad que los Gulliver a los que sustituye, lo que confiere mayor confort al pasajero, teniendo también un arranque y frenado más suave que estos. Tiene mayor capacidad, tanto en plazas sentadas (10 frente a las 7 del Gulliver) como total (28 frente a 25). Sin embargo, vemos un fallo de accesibilidad en estos nuevos autobuses: los cuatro asientos traseros tienen un par de escalones de acceso, lo que hace que no sea piso bajo integral. Muchos usuarios de estas líneas M1 y M2 son personas de avanzada edad y movilidad reducida, que tienen dificultades para subir estos escalones.

Por lo tanto, aunque con alguna característica que no nos agrada, el autobús mejora con creces el comportamiento de los actuales Gulliver, a los cuales se les nota haber estado ya 10 años en funcionamiento.