El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, inauguró el pasado 05 de Febrero de 2018 la nueva estación de Cercanías de Mirasierra-Paco de Lucía, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, la consejera de transportes, vivienda e infraestructuras, Rosalía Gonzalo, la delegada de medio ambiente y movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés y el concejal del distrito de Fuencarral-El Pardo, Guillermo Zapata.

1

La estación está ubicada en el barrio madrileño de Mirasierra y ha supuesto una inversión de 6.186.000 euros (IVA incluido). Previsiblemente dará servicio a 500.000 viajeros anuales.

La entrada en servicio de esta nueva infraestructura, que eleva a 93 el número de estaciones que configuran la red de Cercanías de Madrid, pone de manifiesto el compromiso del Ministerio de Fomento encaminado a favorecer la comunicación de los nuevos desarrollos urbanísticos de la capital y su entorno, así como la movilidad de los ciudadanos.

En este sentido, cabe recordar que el Ministerio de Fomento, Adif y Renfe Operadora están trabajando en la elaboración de un nuevo Plan de Cercanías de Madrid que permita incrementar tanto la calidad de la infraestructura, como la de los servicios prestados y percibidos.

La presidenta regional, Cristina Cifuentes, aseguró que “si Cercanías funciona, la movilidad de la Comunidad de Madrid funciona”, teniendo en cuenta que este servicio representa aproximadamente el 13 % de los viajes que se realizan a diario en la región con sus 200 millones de viajeros al año. También ha añadido que  “la Comunidad de Madrid se ha convertido ya en el gran motor económico y social de España y todos coincidimos en que un sistema de transporte eficaz resulta indispensable para seguir impulsando este crecimiento de un modo eficiente e integrador”.

2

El emplazamiento elegido para el nuevo apeadero, perteneciente a la zona tarifaria A, aprovecha el trazado de la línea ferroviaria y se sitúa en la zona de conexión de los barrios de Mirasierra y Montecarmelo, ambos en el distrito de Fuencarral-El Pardo, a través de la calle Costa Brava, lo que favorece la movilidad de estos vecindarios.

En concreto, la infraestructura se ubica entre los puntos kilométricos 4/600 y 4/900 de las líneas C-3, C-7 y C-8 del núcleo de Cercanías de Madrid, entre las estaciones de Pitis y Ramón y Cajal, y se complementa con los trabajos de prolongación de la Línea 9 del Metro de Madrid, con la que conecta.

Los trenes que circulan por estas líneas prestarán servicio en el nuevo apeadero a partir de mañana. Así, el primer tren de la mañana de las líneas C-3 y C-8 que parará en esta estación en dirección a El Escorial, lo hará a las 6.14 horas, mientras que el último pasará a las 23.56 horas. En sentido Chamartín-Atocha-Aranjuez, el primer tren tendrá su paso a las 6.33 horas, y el último a las 23.59 horas. La nueva estación estará conectada con la línea de Metro L9 (Paco de Lucía-Arganda del Rey) desde la estación Paco de Lucía. Además, los usuarios podrán estar en Chamartín en 8 minutos; en Sol en 18, y en Atocha en 22 minutos. La C-7, por su parte, prestará servicio desde las 6.31 horas hasta las 23.30 horas en dirección Príncipe Pío, y en dirección opuesta, desde las 6.39 horas hasta las 23.50 horas.

4

Características de la estación:
La estación de Mirasierra-Paco de Lucía, que cumple con todas las normativas en relación a accesibilidad y adaptación a personas con movilidad reducida, dispone de dos andenes de cinco metros de anchura, uno para cada sentido de la circulación, de 210 metros de longitud. Cada andén estará protegido por una marquesina de 84 metros de longitud. Además, se construirá un cerramiento para los andenes.

El edificio de viajeros, compuesto por dos alturas, cuenta con dos accesos, uno en el lado del barrio de Mirasierra y el otro del lado del barrio de Montecarmelo. En el lado Mirasierra, la planta primera albergará un acceso al andén con refugio cerrado de espera, mientras que en la planta baja se ubicará la entrada desde la estación de Metro de Paco de Lucía, un vestíbulo de entrada, espacio para los controles de acceso a andenes y desde el vestíbulo y para la gestión de la estación (oficina de atención al viajero, oficina del supervisor y archivo), zona para máquinas de autoventa y el acceso desde el vestíbulo a nivel de andenes mediante escalera fija, mecánica y ascensor, así como comunicación a nivel de los edificios de viajeros mediante paso inferior.

El edificio de la estación del lado Montecarmelo también está compuesto por dos alturas. La planta alta alberga el acceso al vestíbulo de entrada, zona para máquinas autoventa, espacio para los controles de acceso a andenes y desde el vestíbulo a nivel del paso inferior mediante escalera fija, mecánica y ascensor.

La planta baja del lado Montecarmelo alberga vestuarios, almacén de limpieza, cuarto eléctrico de control de las escaleras mecánicas y conexión con el paso inferior.

Los trabajos incluyen también la adecuación del paso inferior de comunicación entre los edificios del lado Mirasierra y Montecarmelo, así como la modificación de la electrificación y la adecuación de las instalaciones de seguridad y comunicaciones.

Gracias a esta actuación, se crearán zonas pavimentadas en el entorno de la estación, conexiones peatonales mediante rampa y escaleras entre el viario limítrofe de Montecarmelo y la estación, así como la ejecución de un vial de acceso restringido para vehículos de emergencia desde la calle Monasterio de El Paular.

3

El hecho de que ambas estaciones estén una junto a la otra multiplica las posibilidades de conexión tanto de los más de 50.000 vecinos de los barrios de Montecarmelo, Mirasierra y Arroyo Fresno como de los más de 300.000 usuarios de las líneas de Cercanías C3, C7 y C8 cuyos trenes pasarán por este nuevo intercambiador de transporte público, así como de los usuarios de la L9 de Metro de Madrid que quieran conectar con Cercanías.

Los vecinos de los barrios de Mirasierra y Montecarmelo, consideran que esta apertura llega tarde, pues «ya era hora de que el Cercanías que siempre ha pasado por aquí, tuviese una estación para poder conectar estos barrios».

Además, se ha destacado la “carga simbólica” del acto celebrado hoy, ya que con esta estación “se rinde homenaje a la figura que le da nombre: un madrileño de adopción y un artista universal como fue Paco de Lucía, de cuyo fallecimiento se cumplirán cuatro años el próximo día 25. Sin duda un tributo tan justo como merecido”.