Con un año de retraso, procedemos a lanzar la tercera y última parte de esta serie de artículos que tratan sobre la incidencia del ferrocarril en la lacra de los incendios forestales que nos arrasan cada año
Como decíamos en el segundo artículo de la serie este último artículo tratará sobre las medidas preventivas que cada año pone en marcha ADIF para luchar contra los incendios forestales.

Entre las mismas, podemos destacar:

  • Tratamientos selvícolas: Con este nombre podemos incluir los desbroces, cortas y podas de la vegetación situada en las proximidades de la caja de la vía. Estos trabajos se realizan en una faja de una anchura determinada en torno a la vía, dentro de terrenos que son propiedad del propio Administrador (el llamado Dominio Público Ferroviario, una zona de 8 metros desde el borde externo de la plataforma). Estos trabajos se sacan a concurso y son realizados por empresas especializadas en trabajos forestales, pues en muchos casos las podas en altura pueden ser peligrosas.
  • Trenes herbicidas: Con dos campañas anuales, primavera y otoño, estos trenes recorren las líneas de toda España. Vamos a detenernos más en su funcionamiento.

DSC_0828(b)

Los trenes herbicidas contratados por ADIF son variados en cuanto a su composición:

  • Tracción: Una o dos locomotoras, tanto del parque móvil de Adif (310, 311 o 319) como, en el caso de algunas empresas, parque móvil propio (caso de Azvi)
  • Composición: Desde una composición con un par de vagones cisterna de unos 60 metros cúbicos de capacidad y un coche laboratorio donde se encuentran los operarios que rocían el herbicida y los que controlan la dosis a un tren como el de la imagen, con coches dormitorio para los operarios y otros coches auxiliares, pasando por toda una gama de formas intermedias y curiosidades como en el caso de la C-5 madrileña, donde es una pick-up subida en una plataforma la que disemina el producto.
  • Forma de rociado: Desde operarios rociando manualmente con mangueras a rociado electrónico controlado por ordenador

Lo que no varía es el compuesto utilizado, el glifosato, un herbicida de gran efectividad pero criticado por su toxicidad y la posibilidad de contaminación difusa. Este herbicida es peligroso para la salud, por lo que los operarios que lo manipulan tienen que estar protegidos con mascarillas y guantes, para reducir el riesgo de exposición.

Normalmente estos trenes herbicidas tienen cámaras frontales para detectar la vegetación presente y poder guiar los trabajos, y son fundamentales para el mantenimiento de la plataforma en buenas condiciones.

Con este artículo finalizamos definitivamente esta serie de artículos sobre Ferrocarril e Incendios Forestales, que esperamos haya sido de vuestro interés, y os pedimos disculpas por el retraso en la tercera entrega.