Hoy queríamos escribir sobre dos tramos de Vía Verde que permanecen en el limbo, generando situaciones curiosas a la vez que patéticas, derivadas de las divisiones administrativas típicas de nuestro país.
Vía Verde del Tajuña (tramo Ambite – Límite Provincial de Guadalajara)
Desde hace poco tiempo, el recorrido del viejo Ferrocarril Madrid – Alocén en tierras de Guadalajara se ha comenzado a habilitar como Vía Verde, estando ya disponible el tramo entre el límite provincial con Madrid y Pozo de Almoguera, de unos 12 km, gracias, entre otros, al impulso del ayuntamiento de Mondéjar, por donde pasa la mayoría de este tramo habilitado, mediante zahorra compactada (a diferencia del tramo madrileño, asfaltado), para el uso de ciclistas y peatones.
El tramo madrileño, entre Arganda y Ambite, es un clásico ya dentro de la red de Vías Verdes, pero finaliza en la estación de Ambite, ahora piscina municipal.
¿Qué ocurre con el tramo Ambite – Límite Provincial? La respuesta es sencilla, no está acondicionado, y conserva todavía tanto el balasto como la vegetación invadiendo la traza abandonada. Un tramo de apenas 1,5 km separa los dos tramos de Vía Verde, lo que provoca claras molestias en caso de querer enlazar ambos tramos, por las dificultades para rodar sobre el balasto, por la falta de caminos paralelos que permitan hacer este tramo más cómodamente, por la vegetación molesta que invade la traza…
Esperemos que la Comunidad de Madrid ponga pronto fin a este esperpento de 1,5 km no acondicionados que permitan la óptima conservación de nuestro patrimonio ferroviario (en esta zona se encuentra un paso superior bastante curioso, que observamos en la foto siguiente, en la que también comprobamos el estado del trazado).
DSC03897(b)
Vía Verde del Río Guadarrama (tramo Puente sobre el río Guadarrama – Navalcarnero)
Esta Vía Verde también lleva acondicionada bastante tiempo en el tramo Móstoles-El Soto – Parque Guadarrama, pero muere en fondo de saco en el puente sobre el Río Guadarrama. Pocos metros más adelante, la vieja estación de Río Guadarrama languidece entre la vegetación y el peligro de derrumbe, ya en el término municipal de Villaviciosa de Odón.
El recorrido del ciclista debe entonces ir buscando pistas paralelas, esquivando propiedades, en vez de seguir la traza de la vía, que ya cuesta seguir hasta desde el aire gracias a Google Maps.
DSC_0003(b)
Siendo este uno de los pocos puentes que pueden utilizarse sobre el Guadarrama, y estando la traza todavía visible, no podemos más que pedir que se utilice la misma hasta Navalcarnero (al menos), buscando siempre que el ferrocarril que no regresará (por el mismo trazado, claro) quede siempre en la memoria.